Le Pedí Tiempo a la Muerte en la FIL de Zócalo de CDMX

Así es. Ahí está, con todos sus colores, hermoso y triunfante junto a Bukowsky en el stand #40, el de la Editorial Alebrijez.

Entonces si quieres adquirirlo y estás en la Ciudad de México, ahí esta esperándote (no digas a la vuelta, o cuando ya haya recorrido toda la Feria) … Hasta ahorita nadie se ha quejado y solo he recibido buenos comentarios al respecto.

¡A la FIL Zócalo de Ciudad de México!

Estimados amigos, lectores, admiradores, familia y curiosos varios, la buena noticia es que voy a presentar mi libro “Le pedí tiempo a la Muerte” en la FIL Zócalo de la Ciudad de México, este viernes 18 de octubre a las 2 pm.

Mi libro va a estar también en el stand de Editorial Alebrijez durante la Feria, para que vayan por el, lo lean, lo degusten, critiquen, recomienden, compren muchos, los regalen y hagan lo que gusten con él.

Lo van a disfrutar mucho, hasta la fecha no he recibido quejas de él.

¡Llévelo, llévelo!

Este libro es ideal para el otoño. Con colores de la temporada, una lectura con sabor “pumpkin spice”, café, wisky de canela y diente de león picante. Imágenes que van con el alegre ambiente místico y de hojas caídas.

Humor negro, sarcasmo, coquetería y seres de inframundo que ronronean como gatos. No volverán a ver estas fechas igual.

¿Se quedaron con las ganas de leerlo? ¡Ya está a la venta de nuevo! No esperen ha tenerlo y leerlo

¡Extra! ¡Extra! ¡Segunda edición ya lista!

Estimados lectores, gente y admiradores (que no sé cuantos haya – y si los haya- pero déjenme ), las buenas noticias no se pueden ocultar por mucho tiempo…

*Redoble de tambores*

Después de algún tiempo de que se agotara la primera edición, ¡Ya tengo en mis manos la segunda edición! Recién salidita del horno, ahora editada en Editorial Alebrijez, se ve guapísima mi novela ¿a poco no?

Me la entregaron justo hoy, en el Sanborns de los Azulejos que es bellísimo, en el salón Jockey, (pudiera haber sido más feliz si ese Sanborns tuviera estacionamiento, pero bueno). En el centro de la Ciudad de México, cerca, muy cerca del supuesto departamento de Rafael y sus rumbos.

¿Ya lo leyeron? No se hagan del rogar. Si se quedaron con ganas ¡pídanlo! Que la verdad esta buenísimo el libro y, según tengo entendido, es un excelente compañero de cafés y de viajes.

Además que pronto las presentaciones pertinentes. Ya tenemos algunas en mente.

Sunset sonorense

Bellísimo ¿No creen?
🌅
Estas son las vistas sonorenses que inspiraron algunos lugares de mi novela Le pedí tiempo a la Muerte.


Si ya lo leyeron, de seguro a saben cuáles me refiero 😉
(Si no la han leído, déjenme decirles que se pierden de mucho)

Stickers de muerte

Estas bellezas fueron la patadita de la suerte y abrazo de lanzamiento de mi amiga Melisa.

Obvio tengo algunas pegadas hasta en el refri de mi casa, pero no podía ser tan egoísta y no compartir tanta belleza con los que me leen. Entonces, a partir de entonces, metí unas en los libros que enviaba.

¿Dónde las habrán pegado o guardado?

Le pedí tiempo a la Muerte en tour

Tan coqueto e interesante. Le encanta meterse en la bolsa, salir y que le tomen fotos en todos lados. Que lo lean en diferentes escenarios

¿Ustedes han sacado a pasear su libro?

*Aguas que tiene musiquita el video*

Le pedí tiempo a La Muerte en tour.Tan coqueto, interesante y escurridizo. Le encanta salir y que le tomen fotos en todos lados. ¿Ustedes han sacado a pasear su libro?*Aguas que tiene musiquita el video*

Posted by Mónica Hammeken on Monday, April 1, 2019

¡Se acabaron!

En poco tiempo volaron y yo pensando que aun tenía, me quedé apenas con el mío (todo rayado) en la mano.

Me di cuenta cuando me pidieron unos, y le pregunté a mamá que dónde estaba el otro paquete. “¿Cual otro paquete? Ese era el último” . Y yo me quedé impresionada, tratando de sacar cuentas mentales.

Fue una agradable sorpresa, sí, pero también me da un poco de nervios porque hay que parar este tren, (al que tan bien le ha ido) tantito. Sin embargo ya pronto volveremos con más, eso es definitivo. Todos merecen tener mi libro en sus manos.

*wink, wink*

Sobre la presentación del libro

El pasado 7 de marzo fue la presentación de Le pedí tiempo a La Muerte y ¡cumpleaños!

En realidad el evento fue algo muy sencillo, y con la intención de que se saliera de lo ordinario un poquito. Eso ocurrió gracias a Christian, Nayeli, Alfredo, Jacobo y Silvia que me permitieron, dejaron y ayudaron a armar algunas pistas que hicieran referencia a cosas o momentos del libro, para que cuando la gente leyera, cayera en cuenta de las referencias en la presentación.

Jugamos con la disposición de la sala, que tiene una entrada a modo de túnel que se presta al misterio, jugamos con las luces y la proyección de la fotografía de una playa. Todo esto haciendo alusión a la zona de transición, (o los lugares típicos de citas para eventos conflictivos) donde los invitados iban de espectadores (por eso se apagó la luz al comenzar la presentación ). La mesa alta y los bancos en la que estábamos sentados, eran referencia a un bar, las luces jugaban con los colores de la portada y creaban la sensación onírica de la dimensión intermedia. Las cervezas que ofrecimos eran una pista de cuando Ofelia le concede tiempo a Rafael. También en la parte de la convivencia, había varias pistas, como el brindis con Fireball, las manzanas y las monedas de chocolate. Los Totis y el agua de naranja con piña y yerbabuena, fueron un extra que le dieron un toque bastante agradable.

La presentación la hizo Christian Hernández, Director del Cine Morelos, a modo de entrevista . Solo éramos él y yo al frente, muy simple. Seguido de una ronda de preguntas por parte de los asistentes. Y abriendo y cerrando , el editor Daniel Zetina.

Fue una celebración muy bella, llena gente linda con buenos deseos. Si hubo unas que otras metidas de pata (por parte de la autora, claro), pero gracias al cariño y la buena disposición de todos, el evento fluyó tranquilamente. (O se me pasaron por alto por ser mi cumpleaños).

¡Gracias a los que asistieron! Y a los que no, en el futuro habrá otras, aunque dudo mucho que iguales, pero ya veremos que inventamos.